miércoles, 3 de septiembre de 2014

Poke Cake de natillas y cacao

¿Poke Cake? ¿Eso que es? Muchos de vosotros os habréis hecho estas preguntas cuando habéis leído el titulo de la receta que hoy publicamos. Yo mismo me hice estas mismas preguntas cuando los vi por primera vez, pero según fui investigando, descubrí que no es algo nuevo, si no que es un postre americano que poco a poco se va introduciendo en nuestro país. Si queréis saber mas, continuar leyendo y descubrir un postre que sorprenderá a todos en vuestras casa.
Como os contaba, los Poke Cake, son preparaciones americanas, pero que con el paso del tiempo, y si usáis cualquier buscador lo comprobareis, tenemos mas y mas recetas en español para poder prepararlos.
Básicamente, es un bizcocho, que podemos preparar de la forma tradicional y con la receta que mas nos guste, con una crema y una cobertura. Las bases no son nada nuevo para aquellos que estamos metidos en la cocina con normalidad, sin embargo, la forma de presentarlo y el resultado final si que es algo diferente, ya que para añadir la crema, se realizan unos pequeños agujeros en el bizcocho para que esta se introduzca en el. Ya lo veréis después en los pasos de la receta.
A mi, como ya habréis comprobado en mas de una ocasión, es ver algo nuevo o diferente y querer prepararlo. Esto me paso con los Poke Cake. Un día vi la receta de uno de ellos y me pareció tan sencillo y a la vez tan original que al momento me puse a darle vueltas para ver como lo podíamos hacer.
Tenia muy claro que la crema que usaría tenia que ser de natillas/flan o crema pastelera. No se porque, pero eso lo tenia claro. Sabiendo como seria la crema interior, tenia que buscar un bizcocho que la hiciera resaltar, así que nos decantamos por el clásico bizcocho de yogur (pero con las medidas un poco mas cortas, ya que preferí hacerlo en un molde pequeño), pero con cacao, para que quedara con un color chocolateado.
Ya solo nos quedaba la cobertura. Según veréis en los pasos, una vez preparado, es conveniente meterlo en la nevera, así que la cobertura tenia que ser consistente y que no se nos bajara. No tenia muy claro como hacerlo, y buscando, leímos consejos que indicaban formas de preparar nata que fuera mas cremosa y no se bajara. Y la verdad es que acertamos de pleno.Que rica quedó!
A todos aquellos a los que les dimos a probar el Poke Cake quedaron muy sorprendidos, ya que era la primera vez que probaban este postre y gusto mucho: la mezcla del bizcocho, con la crema y la cobertura de nata quedo perfecta.
Después de esta pequeña historia, ya damos paso a la receta, para que todos, al igual que nosotros, os animéis a prepararla. Comprobaréis que existen muchísimas posibilidades y combinaciones para prepararlos. Imaginación al poder! Ahora, a por los delantales y a cocinar!



Ingredientes (molde de 21 cm):

    • Para el bizcocho
  • 3 huevos
  • 2/3 de yogur natural edulcorado
  • 125 gr de harina
  • 180 gr de azúcar
  • 1 sobre de levadura
  • 83 ml de aceite de girasol (como 2/3 del vaso de yogur)
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • 3 cucharadas de almendra machacada
    • Para la crema:
  • 1 sobre de preparado de flan/natillas
  • 500 ml de leche 
  • 4 cucharadas y media de azúcar
    • Para la cobertura
  • 2 brick de nata para montar
  • 100 gr de azúcar
  • 4 cucharadas de queso crema


Preparación:
  1. Primero, separaremos las yemas de las claras. Dejamos las yemas aparte y batimos a punto de nieve las claras. Reservamos.
  2. En un bol, batimos las yemas junto con el azúcar. Cuando veamos que ya están bien mezclados, uniremos el yogur y el aceite y continuamos batiendo.

  3. Vertemos la harina y la levadura tamizada y el cacao, y continuamos batiendo hasta formar una masa homogénea. Cuando la tengamos, echamos las cucharadas de almendra y removemos para integrarlo bien.
  4. Echamos las claras a punto de nieve, y con movimientos envolventes con una paleta o varillas, con paciencia, iremos mezclandolo hasta que este todo bien unido.
  5. Vamos precalentando el horno a 170-180º con calor arriba y abajo (a la hora de meterlo, dejaremos solo abajo. Si veis que comienza a subir mucho por el centro, pondremos también calor arriba, con la idea de que no suba en exceso el bizcocho).
  6. Untamos el molde con mantequilla y enharinamos bien todo el interior y vertemos en el la mezcla del bizcocho. Lo llevamos al horno durante unos 45 minutos, o hasta que al pinchar con un cuchillo, este salga limpio.
  7. Lo sacamos y dejamos templar un poco. Estando aun templado, con el palo de una cuchara de madera, por ejemplo, hacemos una serie de agujeros (con cuidado de no llegar hasta el fondo) por todo el bizcocho. Dejamos enfriar mientras hacemos la crema.

  8. Prepararemos las natillas/flan tal y como indica el envase. Lo haremos con 500 ml de leche. Dejamos un poco del medio litro de leche aparte, en el cual, disolvemos el sobre del preparado. La leche restante, la calentamos en un cazo a fuego medio-bajo con las cucharadas de azúcar, removiendo constantemente. Cuando comience a hervir, vertemos el contenido del vaso con las natillas y continuamos removiendo hasta volver a llegar a ebullición. Retiramos y dejamos enfriar.

  9. Una vez que el bizcocho este frío, y con ayuda de un biberón o manga pastelera, iremos rellenando todos los agujeros (si es necesario, volveremos a usar el palo de la cuchara si vemos que se han cerrado un poco los agujeros), y con la crema restante, cubriremos con una pequeña capita la superficie. Meteremos la preparación en la nevera 2-3 horas para que cuaje la crema.

  10. Mientras esperamos, prepararemos la cobertura. Batiremos los brick de nata, y cuando comience a estar cremoso, pero aun liquido (con unos segundos batiendo es suficiente), iremos echando las cucharadas de queso crema sin dejar de batir. Una vez que el queso este bien integrado, vertemos el azúcar poco a poco y continuamos batiendo hasta que este montada. El punto exacto de la nata es cuando las varillas, comiencen a crear surcos amarillentos (ver la foto) y tenga una buena consistencia. Tened cuidado en este punto, ya que si continuamos batiendo, se nos cortará.
  11. Una vez cuajada la crema, sacamos de la nevera y desmoldamos. Con una manga pastelera, decoramos el Poke Cake con la nata y si queréis, con fideos de chocolate.
  12. Dejaremos en la nevera hasta que vayamos a consumirlo.
¿Que os ha parecido? Como veis, parece una receta complicada, pero descubriréis que estará lista en menos tiempo del que pensáis y que es mucho mas fácil de lo que parece. Ahora, una vez la probéis, haced volar vuestra imaginación con mas ideas de cremas y rellenos: lemon curd, chocolate blanco, crema de naranja, mascarpone, mermelada... Hay mil formas de prepararlos!

Un saludo a tod@s y buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada