miércoles, 17 de diciembre de 2014

Galletitas de mermelada

¡Que buenas y que ricas están las galletas! Dulces pequeños, que se pueden llevar a cualquier parte para endulzarnos cuando mas nos apetezca... Y su preparación, como ya hemos visto en otras ocasiones, es sumamente sencilla. hoy os presentamos unas galletas con mucho sabor y con un colorido que a todos gusta: galletitas de mermelada.
Seguro que a todos os suenan esas pequeñas galletas o pastas con un hueco en el centro, relleno de una mermelada o dulce de fresa, ¿verdad? Pues a mi personalmente, me encantaban de pequeño, y lo siguen haciendo ahora de adulto. Pues imaginaros mi sorpresa al descubrir un día por internet la receta para hacerlas en casa. Y mayor fue la sorpresa cuando descubrimos que su preparación era tan fácil y que nos salia una cantidad importante de galletitas con pocos ingredientes (ademas de la facilidad para poder preparar la masa y congelarla para usar cuando deseemos), que quedamos encantados con estas delicias. Bueno, nosotros y todos aquellos a los que les dimos para que las probaran. Desde entonces, cuando tenemos un momento, nos ponemos y en poco tiempo, tenemos galletitas para una temporada.
Receta sencilla y rápida, pero no por ello menos importante que otras. Es mas, tanto para Carmen como para mi, estas galletitas son de nuestras favoritas (aunque también nos encantan otras como por ejemplo las cookies con chips de chocolate o las recientemente publicadas galletas de calabaza), y por ello, nos decidimos a seguir con la serie de vídeos explicativos que comenzamos con la entrada de croissant rellenos de chocolate, y es que seguimos pensando, que mas vale una imagen que mil palabras, y muchas veces, y mas en la cocina, se aprende y se comprende mucho mejor viendo algunos pasos que solo explicándolo. Por este motivo, y esperando que os sea de utilidad, incorporamos un vídeo en uno de los pasos, y continuamos con la idea de seguir haciéndolos en algunas recetas en el futuro.
Lo único que nos queda por contaros es que quizá, la mayor complicación que pueda tener esta receta, es como en muchas otras, los tiempos de horno. El mundo de las galletas es muy sencillo, siempre y cuando tengamos bien controlados los tiempos adaptados a cada horno. Con esto, lo que intento deciros es que los tiempos que siempre os indicamos, van en relación al horno que nosotros tenemos en casa, pero cada horno es un mundo, y en el vuestro puede ser un poco mas o un poco menos de tiempo. por ello, siempre os aconsejamos que usemos el método que no falla, y es la vista y la comprobación: mirar como van y sacar las cosas una vez comprobemos que ya están en su punto. En el tema de las galletas, la mejor forma es observar la base y bordes de cada unidad, comprobando que estén dorados. En otros casos, como en los bizcochos, la forma será introducir un cuchillo o palillo y ver que sale limpio, y así, en cada receta, siempre comprobaremos como van los alimentos, sin fiarnos al 100% de los tiempos que se indican.
Tras esta parrafada que os soltamos (aunque creemos que era necesario dar estos consejos), ya comenzamos con la receta en si, para que todos tengáis estos pequeños placeres dulces en vuestras casas y podáis degustarlos siempre que deseéis. Con los delantales puestos y a cocinar!




Ingredientes (50 unidades aprox.):
  • 175 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gr de azúcar
  • 2 yemas de huevo
  • 250 gr de harina (es la cantidad aproximada que usamos nosotros, pero en el paso 3 os explicamos como y cuanta hay que echar, ya que puede no ser necesario echar los 250 gr.)
  • Mermelada (el sabor al gusto: fresa, albaricoque...)


Preparación:
  1. Precalentaremos el horno a 180º arriba y abajo.
  2. Batiremos las yemas junto con el azúcar y la mantequilla hasta formar una masa homogénea.
  3. Tamizaremos la harina y la iremos mezclando poco a poco con la mezcla con unas varillas. Cuando veamos que la masa ya esta compacta y el trabajo con las varillas es complicado, usaremos las manos, y continuaremos mezclando y echando harina hasta que la masa no se nos pegue a los dedos. Tenemos que tener cuidado e ir añadiendo harina de poco en poco, ya que no queremos pasarnos, y tenemos que para de echar en el momento adecuado.
  4. Cogeremos pequeñas cantidades de masa y realizaremos bolas del tamaño de canicas grandes, y las iremos poniendo en una bandeja de horno con papel vegetal.
  5. Una vez puestas (habremos dejado espacio entre ellas ya que en el horno crecen), haremos un agujero en el centro de la bola con el dedo, con cuidado de no romper la masa llegando al fondo, y pondremos un poco de mermelada (que previamente habremos echado en un vaso y removido para que quede algo mas ligera y liquida) en dicho agujero. Podéis ver mejor el proceso en el siguiente vídeo.
    video
  6. Las meteremos al horno unos 10-15 minutos cuidando que no se nos quemen. Comprobaremos que los bordes y la base queden tostaditas, aunque parezca que la parte superior no este dorada. En ese momento las tendremos que sacar, ya que se nos acabarían quemando. Terminarán de cocinarse fuera del horno.
  7. Las sacamos y dejamos enfriar en una rejilla.
  8. Con la masa que nos sobre (si sobra algo), podemos congelarla ya con la forma de galleta realizada o en una bola grande para usarla cuando mejor nos convenga.
Y con esto acabamos la receta de estas bonitas y tan ricas galletas de mermelada. probarlas, seguro que os encantarán!

Un saludo a tod@s y buen provecho!

2 comentarios:

  1. Qué buenísimas están estas galletas, a mí también me gustaban mucho de pequeña y me siguen gustando. Te han quedado estupendas, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alicia! Es que las cosas ricas siempre gustan, tengamos la edad que tengamos. Esperamos que las preparéis en casa y disfrutéis de ellas. Saludos!

      Eliminar