miércoles, 17 de febrero de 2016

Albóndigas sorpresa con salsa de tomate al vino

La receta que os traemos hoy tiene sorpresa! Una forma diferente de hacer las albóndigas de siempre para que todos se queden sorprendidos al comenzar a comer.
Se nos ocurrió hacer para comer unas ricas albóndigas, pero en este caso con sorpresa en el interior! Y es que nos encanta el queso y sabíamos que iban a quedar deliciosas. Y para hacerlas perfectas, pues las acompañamos con una salsa que los amantes del pan nos agradecerán! No esperéis más, a por los delantales y a cocinar!



Ingredientes (3 personas):
  • 500 gr de carne picada
  • 3 huevos
  • 1 rebanada de pan de molde
  • Un chorrito de leche
  • 5 dientes de ajo
  • 2 quesitos (nosotros usamos Kiri)
  • Perejil
  • Pan rallado
  • Harina
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 tomate
  • 2 brick pequeños de tomate frito
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Azúcar (Opcional)
  • Aceite



Preparación:
  1. Prepararemos las albóndigas mezclando en un bol la carne junto con 2 huevos y 3 de los ajos muy picaditos o machacados. Mezclamos con las manos hasta que todo se integre bien. Tras esto, espolvoreamos con perejil, salamos y echamos la rebanada de pan de molde que previamente habremos empapado con el chorrito de leche. Continuamos removiendo para que la rebanada se deshaga y el resto de ingredientes se integren.
  2. Iremos echando poco a poco pan rallado, hasta que tengamos una consistencia suficiente para poder formar bolas con la carne.
  3. Iremos formando las albóndigas con la mezcla de la carne. Cuando tengamos la bola lista, haremos un agujero con el dedo y dentro, depositaremos un trozo de quesito, cerrando seguidamente el agujero y volviendo a formar la bola con el queso dentro.
  4. Batimos el huevo que faltaba y pasamos las albóndigas por el y después por harina, y las freímos en una sartén con aceite. Las sacamos y dejamos escurriendo sobre papel de cocina. Reservamos
  5. Picamos la cebolla, el medio pimiento, la zanahoria, los ajos que nos quedaban y el tomate. No es necesario que sean muy finitos, ya que después lo pasaremos por la batidora.
  6. Pochamos a fuego lento la cebolla y los ajos. Cuando comience a adquirir un tono dorado, vertemos el pimiento y la zanahoria, salando ligeramente. Removemos y dejamos que se vaya cocinando.
  7. Cuando tengamos las verduras tiernas, vertemos el tomate partido y removemos para que se integre.
  8. Echamos el vaso de vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol. Seguidamente echaremos el tomate frito y removemos, dejando cocinar un par de minutos.
  9. Pasamos por la batidora (si dejamos algún trozo no importa, también le dará su gracia al plato) y volvemos a llevarlo al fuego, echando la hoja de laurel y salpimentando al gusto (si vemos que está muy ácido, echaremos una cucharadita de azúcar). Dejaremos unos 5 minutos a fuego lento, echando tras esto las albóndigas dentro y dejando que se cocinen con la salsa unos 10 minutos mas.
  10. Servimos caliente.
Una receta ideal para sorprender por dentro y por fuera…se acabarán en el momento!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada