miércoles, 1 de julio de 2015

Mousse de fresas con mermelada

A todos nos gusta sorprender cuando tenemos invitados en casa, y para ello, uno de los puntos fuertes en el cual poder hacerlo, suele ser a la hora de los postres. Un dulce siempre hace que todos queden encantados, y si ya es un postre original y sorprendente, mas aún. Y para este propósito, os presentamos esta mousse de fresas con mermelada que os encantará.
Los postres sencillos de preparar, en los cuales no tengamos que estar mucho tiempo en la cocina suelen ser muy valorados entre todos aquellos que nos gusta la cocina, ¿verdad? Y es que, cuando queremos preparar una comida con invitados, siempre nos falta tiempo para preparar y organizar todo, y si uno de los platos sabemos que no nos llevará mucho tiempo, siempre es de agradecer.
Pues la receta que tenéis hoy aquí, unirá un sabor muy rico y fresco a base de fresas naturales, junto con una preparación que no tiene pasos complejos, y que todos podremos preparar en nuestras cocinas, incluso el día de antes para tenerlo disponible cuando mejor nos venga.
Una vez tengamos la base de este postre, veréis que las opciones de modificación son muy altas, pudiendo prepararlo con cualquier otra fruta que nos guste, y es que es un dulce muy versátil y con múltiples combinaciones. Animaros a probar nuevos sabores!
Hoy de momento os dejamos la receta para prepararlo con fresas, que es la que hicimos nosotros, y que sinceramente, nos encandiló. Ahora, todos a por los delantales y a preparar el postre!



Ingredientes (6 personas):
  • 300 gr de fresas
  • 400 ml de nata para montar
  • 125 gr de azúcar
  • 3 hojas de gelatina
  • Mermelada de fresa


Preparación:
  1. Lavamos y partimos las fresas. Las mezclamos junto con 25 gr del azúcar y las dejamos unos minutos. Pasado este tiempo, las trituramos con la batidora, formando una salsa. Reservamos.
  2. Montamos la nata junto con los 100 gr de azúcar restante. Pondremos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría unos 3-5 minutos.
  3. En un cazo, vertemos la mitad del jugo de las fresas y lo ponemos al fuego. Cuando comience a calentarse (sin llegar a hervir), retiramos del fuego y echamos las hojas de gelatina previamente escurridas bien. Removemos para que la gelatina se disuelva bien y echamos el resto de las fresas.
  4. Lo llevamos de nuevo al fuego removiendo y lo apartamos cuando comience de nuevo a calentarse. Vertemos sobre un cuenco y dejamos templar.
  5. Vertemos la nata sobre el preparado de fresas y con movimientos envolventes y lentamente, iremos uniendo la nata con las fresas.
  6. La mermelada la verteremos en un vaso y removeremos con una cuchara con el fin de que nos quede mas suelta. Pondremos una cantidad al gusto al fondo de los recipientes donde lo prepararemos.
  7. Encima de la mermelada, echaremos el preparado y lo llevaremos a la nevera unas horas o hasta el día siguiente.
Un postre muy resultón y con el que quedareis como reposteros profesionales delante de todos, y es que hemos unido una presentación bonita junto a un sabor suave y delicado.

Un saludo a tod@s y buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada