viernes, 19 de junio de 2015

Filos de naranja

A la mayoría de nosotros nos gustan las galletas, ya sea una clase u otras, pero en general, hay pocas personas a las que no les gusten ninguna. A Carmen y a mi nos encantan la inmensa mayoría de clases y tipos de galletas, y por eso, no dudamos en prepararlas en casa. Por este motivo, en una ocasión, acabamos realizando estas galletas tan originales por sorpresa, que acabamos llamando filos de naranja.
No siempre las recetas que nos ponemos a preparar salen tal y como deseamos. ¿No os ha pasado nunca? A nosotros unas cuantas veces, ya que como a todos los que no somos profesionales de esto, el realizar los platos tal y como sale en las fotos es casi imposible.
Bueno, pues en una de estas recetas que nos pusimos a preparar de galletas, todo parecía que era perfecto, ya que la masa se quedó muy bien de textura, el horno estaba preparado, los moldes...y justo cuando fuimos a sacarlo, nos dimos cuenta que "algo" había fallado...o quizá no. Y es que cuando un plato o receta no nos queda como deseamos, no quiere decir que no este bueno y no es necesario descartarlo, simplemente hay que "re-bautizarlo". Y eso fue lo que nos ocurrió al realizar estas galletas, y es que nos quedaron muy finas, con una textura muy crujiente...pero muy ricas, por lo que le cambiamos el nombre y nos quedaron unas galletas finitas y crujientes con mucho sabor. Nuestros filos de naranja.
Queremos haceros participes de estas nuevas galletas que nos salieron de forma casual, pero que se han convertido en un dulce muy habitual desde entonces en nuestra casa. Ahora, a por los delantales y a cocinar!



Ingredientes (10-15 filos):
  • 125 gr de mantequilla en pomada
  • 170 gr de harina
  • Ralladura de media naranja
  • 3 cucharadas de zumo de naranja
  • 125 gr de azúcar moreno


Preparación:
  1. En un cuenco, batiremos con las varillas eléctricas, la mantequilla junto con el azúcar moreno.
  2. Cuando tengamos una mezcla cremosa, vertemos la ralladura y el zumo, y continuamos removiendo.
  3. Iremos echando poco a poco la harina tamizada y removeremos. Llegados a un punto, será mas conveniente que amasemos con las manos (una vez bien lavadas), ya que nos será mas rápido y sencillo.
  4. Una vez que tengamos una masa que no se nos pegue a las manos, la envolveremos con papel transparente y lo dejaremos en la nevera unos 30 minutos.
  5. Precalentamos el horno a 190º arriba y abajo cuando pasen los 30 minutos.
  6. Amasamos un poco la masa y la aplanamos con el rodillo, dejándolo finito.
  7. Lo cortaremos con las formas que queramos (no le deis muchas formas a los filos, ya que al hornearse, se expandirán y no quedará una forma en concreta. Lo mejor es partir la masa en círculos todos iguales). Iremos dejando la masa en una fuente de horno con papel vegetal.
  8. Lo llevaremos al horno y lo tendremos unos 12-15 minutos, o hasta que la mayoría estén ya doradas por arriba (algunas seguramente se os tostaran mas que otras, y aunque algunas parezca que están crudas, al enfriarse se endurecerán).
  9. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla en la que pondremos un poco de papel absorbente para quitar el exceso de grasa de la mantequilla.
Listas estas originales galletas crujientes, con las que seguro disfrutareis comiéndolas junto con una buena taza de café en la sobremesa.

Un saludo a tod@s y buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada