viernes, 2 de octubre de 2015

Pastel salado de philadelphia y verduras

En ocasiones, cuando nos ponemos a pensar en que plato preparar para comer, nos entra una vena original y divertida y nos gustaría realizar algo que a simple vista nos puede parecer raro, pero que una vez preparado, puede parecernos una gran idea y un plato con muchas cualidades. Vamos a descubrir una receta que es precisamente así: pastel salado de philadelphia y verduras.
De entrada, el nombre de este plato que hoy decidimos compartir con todos vosotros, puede resultar llamativo y curioso. ¿Un pastel con philadelphia y verduras? Esa misma pregunta nos la hicimos nosotros al leer la receta por primera vez, pero he de deciros que todo cambió cuando lo preparamos.
En una de esas "ocasiones especiales" que nos volvemos originales, decidimos prepararlo y ver cual seria el resultado. Sinceramente he de contaros que, si ya nos parecía un plato diferente y poco común, una vez preparado no cambió nuestra forma de verlo. Su sabor puede ser visto desde dos puntos de vista: o bien te gusta mucho, o bien te parece tan raro que no puedes con el. A nosotros en casa nos sucedió esto, y a uno le gusto mucho mientras que al otro no le hizo demasiada gracia. Pero lo bueno de estos platos, es que para descubrir en que grupo nos encontramos cada uno, lo mejor es prepararlo y descubrirlo por nosotros mismos. Así que sin pararnos mas, vamos a comenzar con la receta para que todos vosotros sepáis a que grupo de opinión pertenecéis. Vamos a por los delantales y comencemos a cocinar!



Ingredientes (4 personas):
  • 200 gr de queso crema (philadelphia)
  • 200 ml de leche
  • 100 ml de nata para montar
  • 2 zanahorias
  • 1 calabacin pequeño
  • 1/2 berenjena
  • 4 hojas de gelatina
  • Sal
  • Pimienta
  • Tomillo
  • Ajo en polvo


Preparación:
  1. Primero, prepararemos las verduras. Para ello, cortamos la media berenjena en rodajas, echamos sal sobre cada rodaja y las pondremos en un colador para que suelten ese sabor amargo. Dejaremos así unos minutos y después, las lavaremos bien bajo el grifo y secamos.
  2. El calabacin y las zanahorias las partiremos en trozos pequeños. Quitamos la piel de las rodajas de la berenjena e igualmente, las partiremos en trozos pequeños. Reservamos.
  3. Pondremos en un cazo el queso junto con la leche y encendemos el fuego. Mientras comienza a calentarse, en un vaso con agua fría sumergimos las hojas de gelatina para que vayan hidratándose.
  4. Removemos constantemente, hasta que llegue al hervor. En ese momento, apartamos del fuego y disolvemos dentro las hojas de gelatina que previamente habremos escurrido del agua. Removemos para no dejar ningún grumo con la gelatina. Salpimentamos y reservamos para que se vaya templando.
  5. Mientras se templa la mezcla, saltearemos todas las verduras juntas en una sartén con un poco de aceite. Salamos y echamos ajo en polvo y tomillo al gusto y continuamos salteando hasta que comprobemos que las verduras están en su punto.
  6. Montaremos la nata hasta que endurezca y lo uniremos con la mezcla del queso, removiendo con movimientos envolventes, de forma que se quede una mezcla uniforme. Echamos dentro las verduras y removemos para que se distribuyan bien.
  7. Vertemos la mezcla en un molde alargado (o el que mas nos guste) y lo dejamos en la nevera mínimo 2-3 horas, o hasta que la gelatina haga su función y endurezca el pastel.
  8. Desmoldamos y servimos frío. Podemos acompañarlo con nueces o tomate frito.
El resultado, como veis, es muy bonito y da un colorido a la mesa que nos encanta. Ahora llega la hora de probarlo y comprobar lo original y divertido que resulta probar platos tan diferentes como este.

Un saludo a tod@s y buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada