viernes, 10 de abril de 2015

Pollo al chilindrón

Chilindrón. Todos a los que nos gusta la cocina lo hemos escuchado multitud de veces, y por este motivo, siempre debe de estar entre nuestros guisos predilectos, ya que, tanto por su color, como por el gran sabor que aporta, no debe faltar en nuestros recetarios. Hoy vamos a preparar esta deliciosa salsa con pollo.
Para aquellos que no lo conozcáis, el chilindrón es, ni mas ni menos, una salsa con la que cocinaremos otros ingredientes, principalmente pollo o cordero, ya que su sabor les va de maravilla a estas dos carnes.
Principalmente, los ingredientes fundamentales son los tomates, los pimientos (los rojos son imprescindibles) y los ajos. Como ya habréis descubierto, el color de la salsa va a ser rojo, por lo que dará al plato un tono mas que apetecible. Una vez tengamos esos ingredientes principales, las variedades y formas de hacerlos son múltiples, pudiendo incluir otros ingredientes (como otras clases de pimientos) o formas distintas de prepararlo.
La que tenéis ante vosotros, es una de las maneras de prepararlo, y la que a nosotros mas nos gusta, por lo que queríamos compartirla con todos para que, los que aun no lo hayáis hecho, podáis disfrutar del increíble sabor que esta salsa aporta a una carne como el pollo.
Vamos a comenzar ya mismo con los ingredientes necesarios para prepararlo y con los pasos, y veréis el plato de diez que nos va a quedar cuando acabemos su elaboración. Ahora, a por los delantales y a los fogones!



Ingredientes (4 personas):
  • 1 pollo grande troceado
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 2 pimientos verdes
  • 5-6 tomates
  • 3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 vaso de vino blanco
  • Sal
  • Aceite


Preparación:
  1. Lo primero, escaldaremos los tomates para poderlos pelar bien. Para ello, los haremos un corte en cruz en la base de cada tomate, los echaremos en una olla con agua hirviendo y los mantendremos mas o menos un minuto. Los sacaremos y dejaremos en un bol con agua fría (podéis echar un hielo si queréis) y dejaremos que se enfríen antes de pelarlos.
  2. Lavamos y cortamos los pimientos en trozos no excesivamente pequeños, al igual que la cebolla. Los ajos los picaremos finitos.
  3. Picamos los tomates en trozos lo mas pequeños que podamos, y los reservaremos junto con el caldo que suelten al partirlos.
  4. En una olla grande con aceite y a fuego medio-alto, pondremos a dorar un poco los trozos de pollo. No es necesario que se cocinen demasiado, simplemente con que se doren por todos los lados será suficiente. Sacamos y reservamos.
  5. En la misma olla (o en otra, pero con el mismo aceite), pondremos a fuego medio-bajo a pochar la cebolla los pimientos y el ajo, removiendo hasta que estén tiernos.
  6. En ese momento, echamos el pollo, el tomate (con su caldo), el vino y las hojas de laurel. Removemos para que se integre todo bien.
  7. Dejamos cocer todo a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue, unos 40-45 minutos. Pasado este tiempo, comprobaremos que el pollo ya esta listo.
  8. Sacamos y servimos caliente.
Como os decía, el plato que tenemos ante nosotros no tiene nada que envidiar a ningún plato de pollo al chilindrón que podamos pedir en cualquier restaurante profesional. Disfrutarlo, que este plato se lo merece!

Un saludo a tod@s y buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada